DEDUCIBILIDAD DE QUEBRANTOS GENERADOS POR COMPRAS DE DÓLARES MEP O CONTADO CON LIQUI: FALLO EXTERRAN ARGENTINA S.R.L.

En concordancia con lo expuesto en nuestra carta de novedades publicada la semana pasada, que se tituló “EL DÓLAR MEP Y SU DEDUCIBILIDAD EN GANANCIAS: LA DOCTRINA Y AFIP EN VEREDAS OPUESTAS”, el Tribunal Fiscal de la Nación en los autos EXTERRAN ARGENTINA S.R.L. estableció que el quebranto sufrido por una sociedad como consecuencia de la adquisición de moneda extranjera mediante la operatoria denominada “contado con liqui” son deducibles.
Debemos destacar que este fallo va a tener injerencia en el tratamiento de los resultados por compras de dólar Mep o Contado con Liqui, realizadas a partir de los ejercicios iniciados el 1 de enero de 2018.
En relación con el fallo, es menester destacar, que en un momento en que proliferaron estas operaciones para adquirir moneda extranjera, y comenzaron a generarse quebrantos significativos consecuencia de estas, AFIP emitió la circular 5/2014 que estableció que las pérdidas derivadas de la compra de moneda extranjera utilizando como medio el "dólar Mep", que opera con títulos públicos, no resultan deducibles del Impuesto a las Ganancias.
El Tribunal, en esta oportunidad, desestima los fundamentos de la mencionada Circular, estableciendo que las operaciones de compraventa de títulos son deducibles, ya que como plantea la sociedad dicha adquisición se hizo a efectos de preservar su patrimonio en épocas de turbulencia financiera, planteo que el fisco no pudo desvirtuar, como así tampoco pudo probar la existencia de una planificación fiscal nociva.
Luego la sentencia plantea que "un criterio contrario implicaría un absurdo trato desigual de las ganancias respecto de las pérdidas, dado que si el mismo contribuyente realiza la operación inversa, esto es: compra los títulos con moneda extranjera y los vende en pesos, obtendrá una ganancia gravada, con lo cual, cuando gana pagaría el impuesto, pero cuando pierde el quebranto no es computable".
UNA NUEVA COMPLEJIDAD: ¿QUEBRANTO ESPECÍFICO O GENÉRICO?
La modificación de la Ley 27.430 que rige de desde 2018 en adelante, agrega un nuevo interrogante con relación al tratamiento de estas operaciones, ya que quienes pretendan hacerse de moneda extranjera, cualquiera fuera el motivo, necesariamente deben recurrir a este tipo de operatoria.
El nuevo ingrediente, mencionado en el párrafo anterior, complejiza el análisis, dado que dependiendo el encuadre contable o jurídico de la operación, el quebranto será o no computable. De hecho, la doctrina ha pretendido abordar el tema sin llegar a estar de acuerdo con relación a si se está frente a una diferencia de cambio como opina la AFIP, si se está frente a un resultado financiero por compra venta de títulos, o un resultado consecuencia de un ajuste de valuación.
Yendo al caso concreto, el resultado negativo que se sufre ocurre como una consecuencia de la búsqueda de cualquier empresario de proteger el capital de su compañía en un contexto de alto riesgo país e inestabilidad cambiaria, o bien de la obtención de moneda extranjera para hacer frente al pago de importaciones, dividendos, o deudas en dicha moneda nominadas. Cualquiera de estos motivos íntimamente ligados al funcionamiento, financiación y subsistencia de una empresa.
Más allá del texto de la ley, que transforma en quebranto específico la operatoria con un título como el bono que, a diferencia de las acciones, por ejemplo, sufre la gravabilidad del resultado por su mera tenencia, la misma es solo el camino elegido para acceder a la moneda extranjera, y no el objeto del negocio en sí mismo, camino que debe destacarse es la única vía posible para adquirirla.
La realización de la operación no surge de una decisión vinculada a una planificación tributaria, ni mucho menos de la intención de hacer una colocación en bonos para obtener un rendimiento, sino que emerge como única alternativa, luego de que el propio gobierno mediante su normativa cambiaria, virtualmente vedara cualquier otro acceso a la moneda extranjera.
Este fallo, independientemente de la segura apelación del fisco, será un antecedente valioso y vital, sin embargo, no será suficiente a efectos de oponerlo a planteos en los cuales el fisco pretenda privar de la deducibilidad a operaciones ocurridas con posterioridad a la vigencia de la ley 27.430, para lo cual el contribuyente deberá, además de ser cuidadoso en su tratamiento contable, demostrar la necesidad de la operación, la ausencia de cualquier otra alternativa, y el objetivo final perseguido por la operación, que terminara iluminando la realidad económica de la operatoria.
Si llegamos a la conclusión de que el resultado de estas operaciones es una diferencia de cambio, entonces estaríamos frente a una perdida cuyo tratamiento es genérico, y no frente a un quebranto específico.
Finalmente podemos decir que, el criterio de la AFIP expuesto en la Circular también se contradice con lo dispuesto por la Ley de "Incentivo a la Construcción" (blanqueo) que permite exteriorizar fondos mediante el MEP como un método de repatriación para su inversión en la construcción. Así, este estímulo, que se cristaliza mediante la operatoria del MEP, hace que dicha Circular se contraponga con la normativa del Congreso que la utiliza como un modo lícito de repatriación.
Está claro que la cuestión es compleja, pero entendemos, que una sana interpretación no puede privar al contribuyente de deducir una pérdida real, generada por la diferencia del valor del Dólar Mep o CCL, contra el dólar oficial.





ver adjunto
DEDUCIBILIDAD DE QUEBRANTOS GENERADOS POR COMPRAS DE DÓLARES MEP O CONTADO CON LIQUI: FALLO EXTERRAN ARGENTINA S.R.L.
DEDUCIBILIDAD DE QUEBRANTOS GENERADOS POR COMPRAS DE DÓLARES MEP O CONTADO CON LIQUI: FALLO EXTERRAN ARGENTINA S.R.L.
DEDUCIBILIDAD DE QUEBRANTOS GENERADOS POR COMPRAS DE DÓLARES MEP O CONTADO CON LIQUI: FALLO EXTERRAN ARGENTINA S.R.L.